Fisioterapia oncológica ribercenter 10 mayo, 2021

Fisioterapia oncológica

Centro especializado en fisioterapia oncológica en Valencia

¿Qué es fisioterapia oncológica?

La fisioterapia oncológica es una especialidad de fisioterapia centrada en el tratamiento de personas que padecen o hayan padecido cáncer y que tiene como fin: 

  • Manejo del dolor.
  • Devolver vitalidad.
  • Mejora de la funcionalidad e independencia.
  • Combatir las secuelas de la enfermedad y de las intervenciones quirúrgicas.

En RIBER Center contamos con una especialista formada en fisioterapia oncológica que tiene como misión mejorar la calidad de vida de los pacientes que han superado o padecen cáncer. 

Bajo nuestro criterio y experiencia, para que el proceso de acompañamiento obtenga resultados es imprescindible hacer equipo con el paciente, su familia y el oncólogo. 

En nuestro recorrido con este perfil de pacientes hemos trabajado de la mano con cirujanos y oncólogos que han visto en la especialista de nuestro equipo un complemento necesario para que el paciente pueda tener un tratamiento completo e integral. 

La comunicación fluida con estos especialistas médicos ha sido de vital importancia para mejorar y personalizar al máximo el tratamiento en cada paciente. 

Son muchas las ocasiones en las que recibimos a pacientes que han acudido a fisioterapeutas no formados en esta especialidad que se negaban a atenderlos o que de hacerlo no han tenido en cuenta las particularidades de la enfermedad y las banderas rojas asociadas a la misma. Esto es una consecuencia de la falta de especialización en el campo

En los últimos años, la fisioterapia se ha ido desarrollando creándose campos de conocimientos dentro de la profesión como la fisioterapia deportiva, pediátrica o la oncológica. 

Estas especializaciones surgen ante la necesidad de una sociedad que tiene mayor acceso a la información y que demanda profesionales especializados que den respuesta a sus necesidades. 

Del mismo modo que un médico de medicina general no es el profesional más formado para abordar el tratamiento médico de un proceso oncológico, un fisioterapeuta general, por llamarlo de esa forma, no es el profesional idóneo para tratar con pacientes oncológicos, debe ser el especialista.

Añadir a esto que se trata de personas de un perfil muy especial y si ya la profesión de fisioterapia en sí requiere de cierta sensibilidad en el trato, la especialidad de fisioterapia oncológica es puramente vocacional

No todo el mundo está capacitado ni técnica ni personalmente para acompañar estos casos.  

Concienciados con la necesidad de aportar un servicio de calidad para cubrir las demandas sociales derivadas de la enfermedad tenemos la inmensa suerte de contar con una  fisioterapeuta con formación de maestría en la atención a pacientes oncológicos con un talento y vocación innata para el trato con pacientes que han superado o padecen cáncer.

¿En qué casos es necesaria la fisioterapia oncológica?

Debilidad muscular

En muchas ocasiones, el cáncer cursa con una pérdida significativa de peso que se hace a costa del músculo. 

En este tipo de situaciones en las que haya una merma física por una pérdida de masa y tono muscular, actuamos a través del ejercicio terapéutico para devolver al cuerpo a un estado óptimo con ganancia de fuerza, movilidad e independencia. 

El proceso es progresivo, hemos de entender que la fuerza del paciente en primeras instancias es muy limitada, por ello es básico informar de los objetivos que se van a ir estableciendo para evitar la frustración. 

Empezar por ejercicios sencillos y alcanzables, a pesar de que el paciente se pueda fatigar, y mantenerlos para que el paciente observe progresión será otro de los anclajes importantes en este proceso que aportará al paciente un plus de autoestima al ver que hay avance, que se va superando, que es capaz de hacer hoy lo que ayer parecía un imposible.. 

Hemos de tener en cuenta, además, que el ejercicio físico es uno de nuestros grandes aliados para combatir el cáncer, ya que existe evidencia científica que habla de las bondades del ejercicio sobre el paciente oncológico.

Linfedema

Una de las secuelas más frecuentes tras intervenciones quirúrgicas por cáncer es el linfedema que se trata de una colección de líquido principalmente a nivel de miembros provocada por haber retirado ganglios linfáticos durante cirugía.  

Es frecuente recibir en consulta casos de mujeres intervenidas por cáncer de mama en las que la inflamación se presenta principalmente a nivel de brazos y manos. 

En estos casos, como complemento a la terapia manual, se usan vendas tubulares que contienen la inflamación. 

En hombres, solemos toparnos con casos de intervenciones por cáncer de próstata o de colon en los que las piernas y pies suelen inflamarse por el mismo motivo, la retirada de ganglios linfáticos. 

Para este tipo de casos y en otros como amputaciones de miembros, el trabajo combinado de drenaje linfático manual con técnicas de vendaje, ayudan a paliar la inflamación y el dolor ocasionados por la misma. 

Amputaciones

Son habituales en algunos cánceres óseos ya que son el recurso más efectivo para evitar que el proceso avance y de esta forma salvar la vida del paciente. 

La pérdida de un miembro es una situación compleja ya que el paciente debe concebirse a sí mismo sin ese miembro que ya no está, adaptarse a la prótesis, a su manejo, aprender a andar con ella. 

Al margen de esto, debemos entender la huella psicológica que supone así como el impacto que puede llegar a tener en otras facetas de su vida. 

Es habitual que pueda haber inflamación en el miembro amputado y exceso de sensibilidad que dificulte el uso de la prótesis. La fisioterapia tiene un papel crucial como facilitador del proceso de adaptación y para combatir las secuelas como el edema.

Post cirugía

Al margen de lo comentado anteriormente en el apartado de Linfedema, toda intervención quirúrgica deja secuelas en forma de cicatrices que pueden llegar a generar dolor, alteraciones de la postura y limitación de la movilidad por adherencias del tejido conectivo. 

El papel de la fisioterapia es vital para combatir estas secuelas y de esta forma eliminar todas las limitaciones que puedan ser manejadas y allanar en la medida de lo posible el camino al paciente.

Dolor

Puede que sea uno de los síntomas más desconocidos en personas que padecen cáncer por el sencillo hecho de que no es tan evidente como el linfedema o una amputación. 

Pero el dolor es muy común y altamente limitante en el día a día del paciente con cáncer. 

Nuestra labor como fisioterapeutas especialistas en oncología será la de facilitar el manejo del dolor, reducirlo y aportar así mayor calidad de vida.

¿Qué beneficios aporta la fisioterapia oncológica al paciente?

Los beneficios son muchos, a continuación enumeramos los tangibles, pero más allá de ellos, la figura del fisioterapeuta oncológico se erige como un fiel escudero, como una persona con la que se comparten muchas horas, altibajos emocionales, confidencias y con la que se llega a establecer un vínculo de camaradería especial.  

Es aquel que te acompaña, que te exige con cariño y máximo respeto, que te impulsa a superarte, a dar ese paso de más o hacer esa repetición extra cuando piensas que no puedes más, el que da aliento cuando estás cansado, el que da esperanza cuando parece que todo está oscuro. 

En esta labor de acompañamiento, los beneficios de la fisioterapia oncológica son:

  • Mejora del dolor.
  • Mejora de la independencia.
  • Mejora de la capacidad funcional.
  • Mejora de los edemas e inflamaciones.
  • Mejora de la fuerza.
  • Mejora de la vitalidad.
  • Mejora de autoestima.
  • Mejora de la calidad de vida.

Es necesario apuntar que en situaciones en las que el diagnóstico es «patología terminal», esto es, que el tratamiento médico no es suficiente como para salvar la vida de una persona, la fisioterapia oncológica tiene un papel importante como tratamiento complementario para mejorar la calidad de vida combatiendo el dolor y manteniendo las capacidades físicas del paciente.

¿Cuál es la labor del fisioterapeuta que realiza fisioterapia oncológica?

El fisioterapeuta especialista en oncología se basa en la valoración del estado físico y de las capacidades funcionales del paciente para adaptar un tratamiento personalizado a las mismas. 

En una profesión como la Fisioterapia en la que la humanidad debería ser denominador común en todos los casos, es en esta especialidad, con este perfil de pacientes, donde esa palabra adquiere un mayor sentido. 

Por esto, consideramos que el primer paso es escuchar y entender al paciente, empatizar con su situación, comprender el impacto que tiene en todos los aspectos de su vida, con su entorno y relaciones para plantear un abordaje integral así como objetivos alcanzables.

Nuestra experiencia en el tratamiento de pacientes oncológicos

Al margen del tratamiento de Fisioterapia en sí para abordar los aspectos anteriormente mencionados, consideramos vital que el paciente participe de forma activa desde el momento de establecer objetivos, como en el feedback sobre el tratamiento, así como en las decisiones en conjunto con el médico y el fisioterapeuta ya que va a ser un factor determinante como motivación y adherencia al propio tratamiento. 

Cada vez son más los médicos oncólogos que se unen a nuestra red de profesionales colaboradores conscientes de la necesidad de sus pacientes de recibir fisioterapia durante o tras superar un proceso oncológico por los beneficios que aporta mejorando la calidad de vida, combatiendo el dolor y aumentando la funcionalidad, independencia y vitalidad.

Preguntas frecuentes sobre oncología y fisioterapia

Algunas preguntas y respuestas sobre fisioterapia oncológica que puede ser de tu interés.

En algunos casos hay técnicas de fisioterapia que no están indicadas. 

Por esto es muy importante acudir a profesionales con formación específica en el campo de la oncología.

Por supuesto. De hecho, hay estudios que demuestran que es beneficioso y, por nuestra experiencia, podemos decir que acompañar el tratamiento con la fisioterapia oncológica mejora la calidad y estado del paciente.

Sí, sin duda. Cualquier paciente puede acceder a este tipo de fisioterapia, ya que el tratamiento es totalmente adaptado a cada situación.

No es necesaria, ya que son tratamientos complementarios. A pesar de ello, siempre es importante que exista una buena comunicación entre el paciente, el médico y el fisioterapeuta especializado en oncología para coordinar tratamientos.

Por supuesto, nuestro objetivo es acompañar al paciente en cualquier punto de su proceso. 

Hay momentos en los que no es viable la opción de salir de casa, por esto, desde RIBER Center planteamos la opción de asistencia a domicilio.

La sesión individual tiene un coste de 50€.

Siendo conscientes de que en este tipo de casos los tratamientos pueden prolongarse en el tiempo, ofrecemos bonos con tarifas especiales. 

No dudes en consultarnos.

El objetivo es personalizar al máximo el tratamiento, adaptarlo a las necesidades de cada persona.  

Por ello, el número de sesiones necesarias irá en base a las características de cada paciente.

Por supuesto. Nuestra intención es llevar a cabo el mejor tratamiento, por ello buscamos formar equipo con todos los profesionales como el oncólogo o el cirujano, llevando a cabo un abordaje conjunto cada uno en su campo de trabajo.

Sin duda. Es una oportunidad para mejorar el estado del cuerpo tanto interna como externamente. 

Tras un proceso oncológico suelen quedar secuelas que cursan con una merma de fuerza física ya que la célula cancerígena actúa como una célula inmune consumiendo una alta cantidad de energía y esto conlleva la destrucción de la musculatura. 

Además el dolor es un síntoma muy frecuente en estos procesos en los que pueden haberse dado amputaciones de miembros que traen como consecuencia la presencia de linfedema.

Nuestra labor será la de evaluar cada caso y adaptar el tratamiento a las necesidades de cada paciente.
×