Fisioterapia de suelo pélvico ribercenter 24 enero, 2022

Fisioterapia del suelo pélvico

Clínica de fisioterapia especializada en suelo pélvico en Valencia

¿Qué es el suelo pélvico?

Esta estructura forma parte de la esfera abdomino-pélvica, donde el techo de la esfera es el diafragma, la musculatura abdominal profunda forma las paredes y la parte inferior es el suelo pélvico, abarcando toda la pelvis.

¿Por qué es necesario y cuál es su función?

El principal objetivo del suelo pélvico y de su estructura es proteger y dar funcionalidad a los órganos que se encuentran alojados en la pelvis.

Estos son: órganos urinarios, genitales y sistema digestivo. 

El suelo pélvico tiene varias funciones, siendo la principal la de soporte de las vísceras abdominales, actuando como una hamaca o malla. 

De este modo separa la cavidad abdominal y, por tanto, sus órganos de la estructura pélvica, donde también protege y sujeta a las vísceras pélvicas propiamente dichas. 

Los órganos urinarios y el sistema digestivo trasladan la orina y las heces hacia el exterior con la ayuda de la estructura músculo – ligamentosa del suelo pélvico, que juega también un papel importante dentro del sistema reproductivo. 

Por ejemplo, en el caso de la mujer, la musculatura da forma a la vagina, albergando entre otros el útero y ovarios. 

En el caso del hombre (sí, los hombres tienen suelo pélvico), la musculatura da forma al pene, recogiendo dentro de su cavidad pélvica la próstata. 

Por ello, en el caso de que exista algún tipo de disfunción en dicha musculatura, fascia o ligamento, son los órganos y funciones pélvicas las que pueden verse alteradas.

¿Qué es la fisioterapia de suelo pélvico?

La fisioterapia uroginecológica o más comúnmente conocida como fisioterapia de suelo pélvico se trata de una especialidad que en los últimos años ha experimentado un auge exponencial en su demanda como consecuencia de la eliminación de tabúes y de la toma de conciencia y búsqueda de soluciones ante necesidades reales que afectan a la vida de la población femenina. 

Hablamos de población femenina porque es el perfil que demanda este servicio principalmente. 

Sobra decir que por supuesto existen casos de problemas de erección e incontinencia urinaria en hombres aunque, en líneas generales, aún existen ciertos reparos en la demanda de este servicio por parte de la población masculina que tiende a sufrir estas afecciones en silencio a pesar de las limitaciones y de la frustración que llegan a suponer en su día a día.

La labor de nuestra especialista en suelo pélvico es la de valorar y tratar la musculatura, ligamentos y fascias que tapizan y envuelven la pelvis.

En cuanto a la valoración, se realiza manualmente, usando soportes digitales como la ecografía que nos permite tener información de forma objetiva sobre el estado de los tejidos permitiéndonos tener un seguimiento de la evolución de los mismos a lo largo del proceso de tratamiento.

Para el tratamiento utilizamos técnicas de terapia manual, así como el ejercicio enfocado a fines terapéuticos e implementos que nos ayudan a potenciar el estado de la musculatura y nos permiten tener feedback sobre la competencia de la misma.

¿En qué casos es necesaria la fisioterapia de suelo pélvico?

Gracias a la experiencia de nuestra especialista en suelo pélvico hemos podido ver cómo nuestros/as pacientes han podido acabar con patologías de meses y años de evolución, eliminando dolores y mejorando su calidad de vida.

Las principales demandas del servicio de uroginecología son: 

  • Preparación al parto: masaje de suelo pélvico para flexibilizar tejidos, pilates y ejercicio físico durante el embarazo destinado a la flexibilidad y fortalecimiento muscular.
    • Tras dar a luz, pueden surgir problemas de pérdidas de orina, desgarros, dolor en las relaciones sexuales (dispaneuria)y/o diástasis abdominal.
  • Prolapsos uterinos y/o de vejiga.
    • Dismenorrea (dolor durante la menstruación).
  • Endometriosis.
  • Dolor pélvico crónico.
  • Problemas intestinales como Incontinencia fecal (problemas para retener heces y gases) o estreñimiento crónico.
  • Vaginismo (espasmo involuntario de los músculos que rodean la vagina que limitan la penetración y generan incomodidad o dolor en relaciones sexuales).
  • Daños en tejidos del periné derivados de cambios en la mucosa vaginal de mujeres en periodo de menopausia.
  • En hombres principalmente, tras haber sufrido una prostatectomía, problemas de erección y eyaculación precoz.
  • Coccigodinia (dolor en coxis).
  • Efectos secundarios de intervenciones quirúrgicas adyacentes a la esfera pélvica como cesáreas, episiotomías, cirugías por apendicitis así como intervenciones lumbo-abdominales.

De esta forma, nuestra asistencia en RIBER Center viene a cubrir estas demandas de la sociedad que pasamos a exponer a continuación por campos de actuación:

  • Obstétrica
  • Tratamiento de diástasis abdominal e hipopresivos
  • Tratamiento incontinencia urinaria
  • Sexología

Fisioterapia obstétrica

Es un área de conocimiento dentro de la especialidad de fisioterapia de suelo pélvico centrada en acompañar a la mujer durante todo el proceso de embarazo y post parto.

Tratamiento de la diástasis abdominal e hipopresivos

¿Qué es la diástasis abdominal?

A nivel del abdomen tenemos varios grupos musculares de mayor a menor profundidad. 

El más superficial es el recto anterior del abdomen, los clásicos “six pack” abdominales, que en realidad son ocho. 

En la línea media de este grupo muscular está ubicado una colección de tejido conectivo que conocemos como línea alba, que entre el segundo y tercer trimestre de embarazo tiende a distenderse como consecuencia del aumento del crecimiento del útero durante la gestación y que genera una separación de los músculos rectos abdominales. 

De esta forma, aproximadamente un 60% de las mujeres embarazadas tienden a tener diástasis en el tercer trimestre de embarazo.

Pero no solo las mujeres embarazadas pueden llegar a tener diástasis abdominal. 

Hay innumerables casos de hombres y mujeres que experimentan diástasis abdominal como resultado de hábitos de vida como una mala alimentación, falta de actividad física y gestos de carga anti-ergonómicos en el trabajo.

¿Qué son los hipopresivos?

Es un sistema de ejercicios que involucran a la postura y a la respiración con el objetivo de tonificar la faja abdominal, suelo pélvico y mejorar la postura. 

Tienen una serie de pautas específicas para realizar respiraciones correctamente y así trabajar sin presión en la faja abdominal, de este modo se obtienen resultados que con otros métodos no son posibles de adquirir.

Incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es una pérdida involuntaria de orina que puede llegar a suponer un hándicap en la calidad de vida de la persona que lo padece.

Esta patología puede presentarse ante la presencia de lesiones en el tejido conjuntivo y muscular y casos de daño sobre los nervios que inervan a la musculatura pélvica.

Fisioterapia sexologia

La fisioterapia sexología es un campo de conocimiento dentro de fisioterapia de suelo pélvico, destinado a dar respuestas a disfunciones, dolores y/o patologías relacionadas con la sexología de la mujer y del hombre.

Preguntas frecuentes sobre la fisioterapia de suelo pélvico

Algunas preguntas y respuestas sobre sobre fisioterapia en suelo pélvico que puede ser de tu interés.

Tanto hombres como mujeres tienen suelo pélvico, con algunas pequeñas diferencias en la anatomía y fisiología. 

No obstante, es más común que las consultas de fisioterapia de suelo pélvico sean de población femenina por una eliminación de algunos de los tabúes sociales.

Los síntomas de alarma que pueden hacernos pensar que nos encontramos con alguna patología o fisfunción del suelo pélvico son:  pequeños escapes de orina, excesivo dolor lumbar sin un motivo justificado, dolores en relaciones sexuales, infecciones urinarias de repetición o alguna operación relacionada con el suelo pélvico.

Lo indicado es acudir a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico que valore su estado, haga un proceso de educación y toma de conciencia y posteriormente diseñe un programa de tratamiento para dar solución al problema.

Cualquier persona puede llegar a necesitar en algún momento de su vida la ayuda de un fisioterapeuta de suelo pélvico, independientemente de la edad o sexo.

Si existe algún signo de alarma de los anteriormente descritos, será el momento de acudir al especialista.

El suelo pélvico y el ámbito emocional son dos campos que van de la mano.

Entendemos el suelo pélvico como una zona privada e íntima. Existen algunas patologías, que no nos permiten continuar con nuestra vida como la conocíamos antes de dicha patología.

Por ejemplo, disfunciones como la incontinencia urinaria pueden suponer
episodios de pérdidas de orina en situaciones muy complicadas, y muchas personas que lo padecen deciden salir menos de casa o no ir a eventos por si sufren algún episodio fuera de su hogar. 

Es por ello mismo que la fisioterapia del suelo pélvico puede mejorar tanto la calidad de vida.

El número de sesiones se establecerán en base a la patología o disfunción que presente el paciente. 

Hemos de realizar una valoración en primera instancia que será la que nos permita diseñar el programa de tratamiento de forma personalizada en función al motivo de consulta y características de cada paciente.

Debido a las modificaciones fisiológicas del embarazo podemos encontrarnos

con cuadros de estreñimiento transitorio. 

Hemos de tener en cuenta que tras el parto, las vísceras tienden a recuperar su posición de origen y en este proceso de readaptación fisiológica una vez hemos dado a luz el estreñimiento es un fenómeno frecuente.

Este es un problema muy frecuente que tiene solución.

En primera instancia, hemos de saber si debido a la caída hubo fractura, luxación, fisura o cualquier otro daño a nivel estructural. 

Desde este punto, conocer qué medidas se utilizaron para el dolor de coxis, valorar su movilidad y si la musculatura adyacente se ha visto afectada. 

Con toda la información recabada, pasaremos a abordar dicho dolor para poder eliminarlo y mejorar la calidad de vida del paciente. 

En base al tipo de lesión que presente el coxis, se utilizarán técnicas externas, internas y/o de ejercicio terapéutico sobre el suelo pélvico.

Definitivamente sí. 

Patologías como la candidiasis están en relación en muchos casos al tipo de alimentación ya que esta afecta a la eficacia del sistema inmune facilitando que hongos como la cándida se extiendan.

Es bastante habitual encontrar problemas de dispareunia en mujeres post-parto. 

Podemos decir que es común, pero no debe normalizarse. 

Los motivos principales son debido a los cambios en la estructura del suelo pélvico durante el embarazo, a alteraciones en la posición en el espacio del útero por tracciones forzadas para facilitar el alumbramiento y la presencia de cicatrices por episiotomía o desgarros. 


La buena noticia es que en todos los casos se trata y tiene buen pronóstico.

En los primeros intervalos de horas a días tras dar a luz suele haber una pérdida sobre el control de los esfínteres que tiende a recuperarse de forma natural. 

No obstante, encontramos casos en los que esto no ocurre y tras la cuarentena hay mamás que en sus actividades de la vida diaria tienen pérdidas de orina. 

Es en estos casos en los que se debe acudir a un fisioterapeuta de suelo pélvico.

Por supuesto, tener pérdidas de orina es habitual tanto en hombres como en mujeres.

En el caso de los hombres, la incontinencia urinaria suele aparecer tras una intervención quirúrgica que afecte directamente a la esfera pélvica o sencillamente por hábitos sedentarios o falta de tono muscular. 

En cualquiera de estos casos, el tratamiento fisioterápico es un gran aliado para poder eliminar estos episodios.

Tanto en hombres como en mujeres las pérdidas de orina suelen aparecer en edades avanzadas, por la pérdida de control sobre los esfínteres.

La prevalencia en mujeres es mayor, ya que puede darse después de dar a luz y en post-menopausia. 

A pesar de ello, existen mujeres y hombres de mediana edad que presentan pérdidas de orina y que son resultado de hábitos de vida como el sedentarismo o la práctica de ejercicios de fuerza o halterofilia sin un control ni conciencia sobre la musculatura pélvica.

Saber si se tiene incontinencia es fácil. 

Podemos poner los siguientes ejemplos como señales de alarma de padecer incontinencia:

  • Ser incapaz de contener la orina ante un ataque de risa.
  • No poder aguantar la micción en caso de necesidad o al esperar una cola del baño.
  • Manchar la ropa interior con gotitas.
  • Sentir pérdidas de orina al hacer ejercicios de fuerza o salto.

Cualquier tipo de persona y con cualquier edad puede sufrir incontinencia

urinaria. 

Por lo que las personas que acuden a consultas son variadas. Sin embargo, el perfil más frecuente es el de mujeres que han dado a luz recientemente.

No podemos ajustar un número de sesiones estándar, ya que el programa de recuperación irá adaptado a cada persona atendiendo a su gravedad, comorbilidades y adherencia al tratamiento

Por supuesto, las relaciones sexuales son parte de la fisiología humana y no impiden,

ni empeoran el tratamiento. 

En caso de incontinencia durante las relaciones sexuales, es adecuado mantener relaciones para valorar la efectividad del tratamiento.

La primera fase del tratamiento se basará en una valoración manual en la que se suelen utilizar lubricantes para facilitar el tacto vaginal que se hará de forma suave y progresiva. 

Del mismo modo tanto las técnicas de terapia manual como las realizadas con el apoyo de aparatología y ejercicio terapéutico no son molestas.

Por supuesto. 

El tratamiento es complementario a otros tratamientos médicos y/o farmacológicos que se estén llevando a cabo. 

Además, en una fase avanzada del tratamiento, en función del tipo de incontinencia, se combina con ejercicio terapéutico.

Sí, es algo que ocurre a mujeres con bastante frecuencia. 

Sin embargo, debido a los tabúes sociales o a la vergüenza tiende a ocultarse e inclusive a normalizarse el dolor en las relaciones.

El dolor en relaciones sexuales es una patología del suelo pélvico que se conoce como dispareunia, y que cursa con dolor abdominal o vaginal que puede aparecer durante las relaciones sexuales o una vez finalizada la relación.

El tratamiento con fisioterapia del suelo pélvico es indoloro y tiene buen pronóstico.

Cualquier persona que se encuentre con molestias, dolores o dudas sobre su sexualidad y sobre si lo que le ocurre está dentro de la normalidad.

Si existe dolor o molestias en relaciones sexuales, sequedad vaginal, disfunción eréctil o problemas en el orgasmo está indicado el tratamiento con fisioterapia sexología.

×